Homilia Del Cuarto Domingo De Adviento, Año B

El Misterio En María, La Arca De La Nueva Alianza

Lecturas: 1ra: 1Sam 7, 1-5. 8-16: Sal 88, 2-5. 27. 29; 2da: Ro 16, 25-27: Ev: Lc 1, 26-38

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com

Hoy es el cuarto y último domingo de Adviento. La celebración de hoy es un gran cantico para el eterno amor de Dios revelado en su alianza con su siervo David. El misterio de la antigua alianza pronto será revelado en María, la arca de la nueva alianza de Dios.

En nuestra primera lectura, en agradecimiento al amor de Dios, David quiso construir una casa para Dios. Sin embargo, Dios no lo permitiría. En cambio, Dios le hizo una promesa a David, y la selló con una alianza: “… Preservaré a la descendencia de tu cuerpo después de ti… Seré un padre para él, y él será un hijo para mí… tu trono será establecido para siempre.” Esta promesa y alianza es lo que esperamos que se cumpla pronto.

Se basa en esta misma promesa que tanto Lucas como Mateo procedieron a trazar y escribieron la genealogía de Jesucristo (Mt 1:1-17; Lc 3:23-38). La razón era demostrar que Jesús es realmente del linaje de David, y el que los profetas hablaron. El misterio oculto de la antigua alianza está a punto de ser revelado en la nueva alianza. 

A medida que continuemos con nuestra preparación para la Navidad, debemos seguir dando toda la gloria a Dios por lo que él está a punto de hacer en nuestras vidas y en nuestro mundo. Por lo tanto, el mensaje de Pablo hoy nos pone en la pista hacia la encarnación de la palabra de Dios que está muy cerca.

El Evangelio de hoy nos presenta dos figuras importantes en el “drama de la natividad de Cristo”. Primero el ángel Gabriel, el mensajero fiel aparece con un mensaje. Su mensaje es sobre el cumplimiento de una promesa. Es también, sobre la revelación del misterio oculto en la antigua alianza en la nueva. ¡Jesucristo es ese misterio!

El papel de María en la historia de la salvación se destaca claramente hoy. Ella recibe el mensaje con humildad: “Yo soy la esclava del Señor, hágase conmigo según tu voluntad.” Con estas humildes palabras, María aceptó su papel en la historia de la salvación. La fe de María fue una declaración de su total auto-donación a la voluntad de Dios para nuestra salvación.

Su respuesta fue una declaración de su humildad, generosidad, coraje y amor por la humanidad. Por lo tanto, la generosidad de María nos recuerda que esta es una temporada de gozo, de recibir y de compartir. Hoy, como el ángel trajo la buena nueva a María, así también, debemos continuar difundiendo este mensaje.

Finalmente, mientras que esperamos las próximas dos horas para la manifestación de la nueva alianza y el cumplimiento de la promesa de Dios a su siervo David y a nosotros, nos unimos al salmista para proclamar: “Cantaré eternamente el amor del Señor. ¡Anunciare su fidelidad por todas las edades!

¡La paz sea con ustedes! 

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s