Homilia Del Segundo Domingo Del Tiempo Ordinario, Año B

Respondiendo A La Llamada De Dios

Lecturas: (1ra: 1Sam 3, 3-10. 19: Sal: 39; 2da: 1 Co 6, 13-15, 17-20: Ev: Jn 1, 35-42)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

 

En este segundo domingo del tiempo ordinario, oímos la voz de Dios más fuerte como siempre, invitándonos a ser sus discípulos. Hoy, la Iglesia, nos recuerda que la llamada de Dios es real y que, Dios nos conoce y llama personalmente por nuestros nombres. Por lo tanto, nos alienta a responder eficazmente a esta llamada con nuestro cuerpo, alma y espíritu.

Nuestra primera lectura del primer libro de Samuel relata el llamado dramático de Samuel. De hecho, nos recuerda a nuestra propia llamada. Muchas veces, me han preguntado, ¿cómo habla Dios a uno? ¿Cómo puedo responder al llamado de Dios? Estas son preguntas muy interesantes que reflejan nuestras confusiones como vemos en el joven Samuel de hoy.

Aunque vivimos en un mundo muy ruidoso, todavía podemos oír a Dios. Es que, si sólo podemos disciplinarnos contra el ruido espiritual y biológico. La vida está llena de la voz de Dios. Como un padre, él habla, y nos llama a su servicio todos los días. Como Samuel, debemos estar siempre listos para decir: “habla Señor, porque tu siervo te escucha.”

Sin embargo, el único problema es que la mayoría de las veces, estamos demasiado ocupados o siempre apurados, que apenas tenemos tiempo para escucharlo. Por lo tanto, necesitamos estar dispuestos en todo momento para escuchar a Dios. La pregunta es, ¿Cuándo fue la última vez que pasamos hasta diez minutos en silencio en su presencia? No podemos oírlo, si somos los que hablan en todo momento y siempre.

La segunda lectura de este domingo es parte de la “teología moral de Pablo”. Esto se debe a que toca un tema moral muy importante que casi ha profanado soluciones en nuestra sociedad moderna. De hecho, sigue desarrollando más tentáculos a medida que pasa el día. Esto es inmoralidad, que Pablo simplemente se limitó a la fornicación.

¿De qué relevancia es esto para responder a la llamada de Dios? Este vicio es un pecado contra nuestro cuerpo, así como contra el espíritu de Dios que vive en nosotros. Por lo tanto, Pablo nos recuerda: “Su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, que está en ti desde que lo has recibido de Dios”. Este pecado ralentiza el crecimiento espiritual y moral de uno. Consecuentemente, reduce la capacidad de responder eficazmente al llamado de Dios.

A través de esto, Pablo llama nuestra atención sobre la relación entre moralidad y espiritualidad. Lo espiritual se afectó por lo físico. Además, Pablo nos recuerda que pertenecemos completamente a Dios. Preservarnos a nosotros mismos para Dios, es una manera muy importante de responder a su llamado. Es una manera de ofrecernos totalmente a Dios como, “un sacrificio vivo y puro” (Ro 12:1).

En este domingo, el evangelio nos presenta el inicio del ministerio de Jesús. Los testimonios sobre él siguen especialmente, de Juan el Bautista que cumplió su misión. Hoy, él cumplió su propia profecía: “yo no soy el que de venir…!” Seguramente, él no era el Mesías. Entonces, él dirige a todos los verdaderos discípulos a Cristo: “¡Este es el cordero de Dios!”

El Evangelio de hoy nos desafía a reflexionar sobre nuestra respuesta al llamado de Dios. Como él dijo a sus primeros discípulos, así que nos dice: “¡Ven a ver!” Andrés invitó a su hermano Pedro con las mismas palabras: “venga a ver al Mesías“. También, la mujer samaritana invitó a su pueblo con la misma palabra: “Ven a ver al Señor” (Jn 4, 29).

Estas son invitaciones para seguir a Cristo. Responder a esta invitación es un asunto cotidiano que requiere todo nuestro ser. Además, nos obliga a ayudar a otros a responder. Dios nos llama por nuestros nombres todos los días: “Ven, síganme; ven a ver.” Por lo tanto, como el salmista nuestra respuesta debe siempre: “aquí estoy Señor, he venido a hacer su voluntad.”

¡La paz sea con ustedes! 

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s