Homilía Del Quinto Domingo De Cuaresma, Año B

Cristo Está Listo Para Ofrecer Todo Para Nuestra Salvación

Lecturas: 1ra: Jer 31, 31-34; Sal: 50, 3-15; 2da: Heb 5, 7-9; Ev: Jn 12, 20-33

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy, al celebrar el quinto Domingo de Cuaresma, estamos acercándonos a nuestro destino y a los momentos más importantes de nuestro viaje de esta temporada. Este hecho se refleja en todas las lecturas de este domingo. Cristo está dispuesto a ofrecer todo para nuestra salvación. Por lo tanto, nosotros también debemos estar dispuestos a ofrecer todo para los demás y para él.

La primera lectura de este domingo es una garantía de la presencia continua de Dios con nosotros su pueblo. También nos recuerda nuevo lo que Dios está a punto de hacer en medio de nosotros: “Haré una nueva alianza y nunca recordaré… entonces, yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”. Dios está listo para dejar de lado una relación que fue destruida por la infidelidad. Y desea restablecer una relación rota.

Por nuestra parte, debemos estar dispuestos a aceptar esta nueva alianza con Dios. Esta nueva alianza nos ofrece salvación y vida. Así que, mientras continuamos nuestro viaje esta Cuaresma, hay que saber que Dios está dispuesto a cumplir su promesa y nada puede detenerlo. Todo lo que él exige de nosotros es estar listo para aceptar esta nueva alianza hecha en Cristo Jesús.

La segunda lectura de este domingo nos recuerda la experiencia de Getsemaní de Jesús. Nos recuerda el gran sacrificio de Cristo. Primero, esto era para cumplir la promesa de su padre. Segundo, fue para salvarnos. “… Aprendió a obedecer a través del sufrimiento… se convirtió para todos los que le obedecen la fuente de la vida eterna.

Cristo está dispuesto a pagar este precio esta temporada para que nos continuamos progresando en la vida. Él lo logrará a través de su oración y sufrimiento por la humanidad. Él hizo todo esto en humildad y obediencia, que son virtudes muy importantes que necesitamos para triunfar en la vida. Sin estos Cristo no sería capaz de alcanzar esta nueva alianza para nuestra salvación.

Hoy, como vemos a Cristo llevando a cabo su papel sacerdotal y de intercesión, debemos encontrar una nueva fuerza para seguir adelante en medio de los juicios, la persecución y hasta las dudas. Además, debemos aprender de su experiencia, de que el sufrimiento es necesario e inevitable en la vida. Esto es porque, al igual que Cristo, seremos perfeccionados a través de él.

El Evangelio de este domingo nos acerca a nuestro destino. Cristo mismo nos dice: “Ahora ha llegado la hora para que el hijo del hombre sea glorificado.” ¿Qué Gloria hay en el sufrimiento? Cristo está a punto de ser arrestado, castigado y asesinado, pero todavía habla de su gloria. Jesús vio más allá de las nubes de dolores y dificultades para contemplar el éxito y la vida eterna.

Él sabía que su sufrimiento y la muerte restaurarían la vida a muchos. Así que, en lugar de desanimarse por la situación temporal del sufrimiento, fue alentado y motivado por la recompensa honesta de la vida eterna. Por lo tanto, Cristo ofreció su sufrimiento y su vida con el fin de restaurar una alianza y vida eterna para todos los que creen en él. Por lo tanto, él dice: “Si el grano de trigo no muere, sigue siendo un grano único, pero si muere, en abundancia dará un fruto eterno.”

Por desgracia, hoy en día muchos de nosotros no queremos seguir este camino. Jesús nos invita a ser fuertes a lo largo del camino de la vida. Él quiere que estemos donde él está. Así que, debemos estar listos para soportar como él lo hizo. Debemos estar listos para morir como un grano muere para regenerarse. Prácticamente hablando, morimos cada día cuando nos ponemos de pie por los jueces, cuando estamos de pie por la verdad; Cuando decimos no al pecado, la corrupción y la inmoralidad.

Estas “muertes diarias” nos agotan físicamente, pero nos fortalecen espiritualmente. Por lo tanto, mientras continuamos nuestro caminar con Cristo esta temporada, el pensamiento de su propio sufrimiento y muerte debe fortalecernos diariamente. Además, debemos recordar constantemente que sufrir por los demás, y por Cristo, es una cosa honorable que hacer.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s