Homilía Para El Décimo Tercer Domingo Tiempo Ordinario, Año B

¡El Plan y Deseo De Dios Para Nosotros – La Buena Salud Y La Vida Eterna!

Lecturas: 1ra: Sb 1, 13,-15. 2, 23-24; Sal 29; 2da 2 Co 8, 7. 9, 13-15; Ev: Mc 5, 21-4)

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy, el decimotercer Domingo del tiempo ordinario celebramos al Señor que generosamente nos dio la vida. Por lo tanto, es su deseo que prosperamos en la salud del cuerpo y la mente. Por eso, ofreció a su propio hijo para que pudiéramos tener la vida en su plenitud.

En la primera lectura de hoy, Dios nos recuerda su plan y su deseo por nosotros. Este plan no ha disminuido de ninguna manera. Por lo tanto, nunca se cansa de restaurarnos. Como un padre amoroso, el plan de Dios para nosotros sigue siendo supremo. No es un plan de muerte, sino de la vida eterna.

Él nos dice: “Amado, deseo sobre de todas las cosas que tú puedes prosperar y estar en salud, así como tu alma prospera” (3 Jn 1, 2). Sí, este es el deseo de Dios para nosotros. Así como la enfermedad y la muerte son sólo una corrupción física del cuerpo, la vida eterna en Cristo es la última curación y restauración de la vida espiritual. Esta vida eterna reside en nuestra alma imperecedera que lleva la imagen de la naturaleza de Dios.

Por lo tanto, nada cambia el plan de Dios para nosotros. Incluso cuando lo abandonamos, este plan para la prosperidad y la buena salud sigue siendo concreto. Por eso nos aseguró que: “… Sé los planes que tengo para ti, planes para prosperar y no para hacerte daño, planes para darte esperanza y un futuro… ” (Jer 29, 11).

En la segunda lectura, Pablo nos recuerda que Dios nos ha dado generosamente todo. Esto era posible porque “… El Señor Jesús era rico, pero se hizo pobre por tu bien, para hacerte rico de su pobreza “. Por lo tanto, es el deseo de Dios que a medida que prosperemos, debemos ser generosos también.

Pablo nos educa en el principio de la generosidad. Mientras que él nos aconsejó que equilibremos la necesidad de otros contra nuestros sobrantes, él no significa que debemos ser generosos solamente cuando tenemos exceso a dar. Dar sólo lo que no nos cuesta “nada” podría no tráenos la plena satisfacción de la generosidad. (2 Sam 24:24). La verdadera generosidad atrae las bendiciones y los favores de Dios a aquellos que dan libremente y alegremente.

Pablo también nos recuerda que aquel que es rico y satisfecho hoy, podría convertirse en el pobre y necesitado del mañana. Así que aquellos a los que ayudamos hoy podrían ser nuestro salvador mañana. Esta es la realidad de la vida. A veces toma uno por sorpresa. Como no estamos en control de nuestra vida, también, no estamos en control de nuestro futuro.

El Evangelio de hoy nos presenta dos milagros de Jesús. Estos milagros son evidencias del deseo y plan de Dios para nosotros. Nos enseñan que mientras que Cristo desea liberarnos de todas las formas de cautividades, debemos tener fe para recibir nuestros milagros.

Tanto Jairo como la mujer nunca se dieron por vencidos, en cambio, esperaron pacientemente hasta que el plan de Dios se cumpliera para ellos. La mujer demostró su fe viva a través de su acción de tocar el manto de Cristo. Esperó por doce años, y cuando llegó su oportunidad, lo tomó en la fe. Ella no tenía miedo o vergüenza de la multitud. Además, Jairo demostró su fe en nombre de su hija al invitar persistentemente a Cristo hasta que visitó su casa.

Finalmente, es el plan de Dios que nos prosperamos tanto en cuerpo como en el alma. Sin embargo, debemos ser pacientes y caminar en este plan en la fe. En segundo lugar, tenemos un papel que desempeñar en el plan de Dios hacia los demás. Por lo tanto, Pablo nos dice hoy: “Ustedes siempre tienen la mayor parte de todo. Así que, esperamos que ustedes también pongan más en la obra de misericordia.” Así, mientras Cristo busca nuestro bienestar todos los días, nosotros también debemos buscar constantemente el bienestar de los demás.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s