Homilía Para Decimocuarto Domingo Tiempo Ordinario, Año B

Una Llamada A Una Vida Profética

Lecturas: 1ra: Ez 2, 2-5; Sal: 122; 2da:2Co 12, 7-10; Ev: Mc 6, 1-6

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este decimocuarto Domingo, nos regocijamos en el espíritu de profecía y testimonio fiel a Cristo. Aunque, el ejercicio de esta misión no nos hace cómodo, debemos seguir ejerciéndola. Esto es porque, la gracia de Dios es suficiente para nosotros, y nos hace fuertes.

Como reflexioné sobre las lecturas de hoy, recordé un encuentro que tuve con alguien hace tiempo. Después de amonestarla por actuar mal, simplemente se volvió hacia mí y me dijo: “Lo siento padre, ¿crees que puedes cambiarme?” Y se alejó. Sin embargo, después de unos meses, ella vino a disculparse y a agradecerme por ayudarla a transformar su vida.

Como ministros y profetas, nos encontramos con tales resistencias, insultos y desalientos todos los días. Son los “glaseados de nuestro pastel”. Sin embargo, todos los días escuchamos: “¡Prepárate para enfrentar más molestia por mi causa, por la causa del Evangelio y por el bien de tu generación!”

Como Ezequiel, todos tenemos una llamada profética y una misión de Dios. La pregunta es, ¿Dónde está esa misión y, cómo la empezamos? ¡Bien sencillo! Hoy hay misión en todas partes. Hay una misión profética en nuestra generación rebelde, en nuestras familias, en nuestras comunidades, en nuestras calles, lugares de trabajo, escuelas, y en el mundo en entero.

Hay mucha rebelión en nuestro tiempo contra Dios, contra la naturaleza, contra las instituciones divinas (la iglesia), y contra los tejidos de nuestro patrimonio moral, social y cultural. Así que Dios nos habla hoy cuando habló con Ezequiel en nuestra primera lectura: “Hijo del hombre, te envío… a los rebeldes que se han vuelto contra mí.” Entonces, debemos ser esa voz que clama contra la injusticia, la opresión, la inmoralidad, la corrupción y la impiedad.

En la segunda lectura, Pablo describe su carga por el bien del Evangelio. Esta carga era como una espina en su carne. Para Pablo, la carga incluye: “insultos, penurias, persecuciones, soledad y agonías”. Eran su cruz como Profeta. Por desgracia, estas son cosas que no queremos experimentar. Esto se debe a que, no queremos ninguna molestia y porque, queremos que todos nos gusten y, digan sólo cosas buenas sobre nosotros.

Así que, incluso cuando las cosas van mal bajo nuestro cuidado y nariz, tenemos miedo de hablar. Nuestra actitud es la de: “por favor, deje a los perros durmientes mentir, para que yo pueda tener mi paz.” No quiero herir a nadie. No quiero perderlo. Lamentablemente, la verdad es que, si no lo corriges o le ayudas hoy, mañana lo perderás para siempre.

Dios vio este mismo miedo en Jeremías y le dijo: “Prepárate Jeremías; Ve y diles todo lo que te ordene que digas. No tengas miedo de ellos o te haré aún más temeroso de ellos “(Jer 1, 17). La verdad es que estas son cargas que debemos llevar como cristianos si nuestra sociedad debe salvar. No debemos tener miedo porque la gracia de Dios es suficiente para nosotros. Así que, si estamos dispuestos, Dios nos llenará de su gracia.

En el Evangelio, Jesús se llenó de esta gracia y habló sin temor. Por supuesto, tiene su propia parte de insultos. Lo ridiculizaron, lo llamaron nombres como: “el hijo de un mero carpintero”. Lo llamaban analfabeto y rebelde. A pesar de todo esto, no se desanimó. En cambio, continuó predicando y sanando a su generación.

No debemos tener miedo de llevar a cabo nuestros ministerios proféticos a pesar de las probabilidades contra nosotros. Más bien, debemos soportarlos pacientemente para que el bien pueda triunfar sobre el mal, la verdad sobre la mentira, la luz sobre la oscuridad y la paz sobre la guerra. “Donde no hay visión [profética], el pueblo perece” (Prov 29:18). Todos estamos llamados a ser ese profeta visionario de nuestra generación enferma.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s