Homilía Del Vigésimo Séptimo Domingo Del Tiempo Ordinario, Año B

La Santidad De Matrimonio Y La Familia De Dios

Lectura: 1ra: Ge 2, 18-24; Sal: 128; 2da: He 2,9-11; Ev: Mc 10, 2-16

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este vigésimo séptimo domingo del tiempo ordinario, estamos invitados a reflexionar sobre el significado y la importancia de las instituciones del matrimonio y la familia. Ambas son instituciones esenciales fundadas en un amor genuino para el sustento de la humanidad.

Favor visita: https//www.smashwords.com/books/view/893122

Lamentablemente, en nuestro tiempo estas instituciones esenciales están gravemente amenazadas. Así que, es importante notar que cualquier cosa que amenace el matrimonio y la vida familiar amenace el amor, la unidad y toda la existencia humana. El matrimonio juega un doble papel. Primero, para la afección mutua entre las parejas. Segundo, para el sustento de la humanidad a través de la procreación.

Hoy, tanto la primera lectura y el Evangelio nos llaman a defender la santidad del matrimonio y la vida familiar. Ambas nos recuerdan que el matrimonio es instituido por Dios. Por lo tanto, debe ser apreciado y protegido. Sin embargo, es importante notar que tienen sus desafíos. Estos pueden ser superados a través de la gracia de Dios, y las buenas virtudes cristianas.

Los problemas matrimoniales deben ser resueltos mutuamente, y con la intención piadosa de hacer las paces. Muchas veces, pensamos que la mejor manera de resolver los problemas asociados con el matrimonio es el divorcio. Esto puede parecer una solución buena y rápida. Sin embargo, no es así siempre.

Las lecturas de hoy nos recuerdan que no es la voluntad de Dios que se rompa ningún matrimonio sacramental: ” Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su esposa y serán los dos una sola cosa. De modo que ya no son dos, sino una sola cosa. Por eso, lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”.

Por desgracia, muchas veces, divorcio no garantiza la paz mental. Además, no garantiza el éxito del próximo matrimonio. Por eso, alguien podría casarse muchas veces y divorciarse muchas veces. Esto es simplemente para demostrar que el divorcio no es siempre la mejor solución a los problemas del matrimonio.

Por lo tanto, en la base del divorcio es la incapacidad de llegar a un compromiso y la comprensión sobre la mejor manera de vivir la vida matrimonial. Esto simplemente se traduce en la falta de compasión, perdón, tolerancia y respeto mutuo por el uno el otro.

Además, hay egoísmo y codicia que a menudo viene con la única intención de explotar al otro. Cuando el fundamento del matrimonio no se construye sobre la honestidad, la veracidad, el amor mutuo, fe, caridad, esperanza y oración, hay pocas probabilidades de que sobrevivirá la gran tormenta.

También, a veces hay la carencia de la madurez de parte de los que pretenden a contraer

Favor visita: https//www.smashwords.com/books/view/893122

matrimonio. Por la madurez, se quiere decir la madurez espiritual, física, social y psicológica que esta unión sagrada requiere. Así que, es importante realizar que la relación de matrimonio es completamente diferente de la relación entre una novia y un novio.

Sin embargo, es importante señalar que el aumento del número de divorcio hoy es debido al poco valor atribuido al matrimonio. Cuando el matrimonio se trata como un mero artículo en lugar de como un sagrado sacramento, o una institución sagrada, no durara. Por supuesto, esto, en consecuencia, afecta tanto a la familia como a la sociedad en general.

Por último, me compadezco sinceramente de todos aquellos que pasan momentos difíciles en su matrimonio, rezo para que Dios les dé la gracia, la fuerza y la sabiduría para avanzar y encontrar paz en sus hogares. Para aquellos que tienen la intención de unirse en este sagrado sacramento, que, a través de la gracia de Dios, encuentren alegría en el amor que profesan.

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s