Homilía Del Primer Domingo De Navidad, Año C

La Sagrada Familia De Nazaret: El Modelo Cristiano

Lecturas: 1ra: Sir 3, 2-6. 12-14; Sal: 127; 2da: Col 3, 12-21; Ev: Lc 2, 42-52

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo en: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

En este primer domingo de la Navidad, la Iglesia celebra la Sagrada Familia de Nazaret de Jesús, María y José. Vivimos en un tiempo en lo que la institución familiar está bajo una grave amenaza. La familia, el núcleo de la sociedad humana ahora parece “una especie en peligro”.

Favor, visita: https://www.smashwords.com/books/view/904854

Hoy, la Iglesia nos invita a emular la Sagrada Familia como nuestro modelo. Así que, todas las lecturas de este domingo son instrucciones cuidadosamente seleccionadas para familias cristianas, y el deber de cada miembro de la familia. Esto es para mantener la santidad de la familia.

La primera lectura de Sirac llama a los hijos a ser obedientes a sus padres: “El que honra a su padre queda limpio de pecado; y acumula tesoros, el que respeta a su madre. Quien honra a su padre, encontrará alegría en sus hijos y su oración será escuchada”. Así, en una buena familia cristiana, los niños respetan y obedecen a sus padres. Cuando lo hacen, una bendición los sigue como Pablo nos dice en Ef 6, 1-2.

En la segunda lectura, Pablo subraya las virtudes necesarias en una familia cristiana: “Sean compasivos, magnánimos, humildes, afables y pacientes. Sopórtense mutuamente y perdónense cuando tengan quejas contra otro, como el Señor los ha perdonado a ustedes. Y sobre todas estas virtudes, tengan amor, que es el vínculo de la perfecta unión. En una familia cristiana, cada miembro conoce su deber y responsabilidad.

En el evangelio de hoy, Lucas narra cómo los padres de Jesús cumplieron su papel en su crianza. Lo acompañaron hasta que fue maduro para cuidar de sí mismo. Proveían para sus necesidades materiales. También se lo crearon en la fe, presentándole a Dios en el momento oportuno.

El Evangelio de hoy también nos recuerda que los problemas y los obstáculos son inevitables en una familia. Sin embargo, si los miembros permanecen unidos y valientes, definitivamente superarán cualquier obstáculo y desafío que les llegue. Cuando los padres de Jesús pensaron que estaba perdido, juntos lo buscaron y lo encontraron. Jugaron su papel bien.

Favor, visita: https://www.smashwords.com/books/view/904854

José es un modelo a seguir para todos los padres. Él protegía y proveía para María y Jesús. Mary también cumplió su papel muy bien al proveer el amor materno que su hijo necesitaba mientras que crecía. Por su parte, Jesús no fue desobediente, ni problemático. Comprendió las dificultades que enfrentó a su familia.

En una familia cristiana, si cada miembro desempeña su papel bien, la familia crece bien. Si el esposo ama y respeta a su esposa e hijos, gana su favor. Si la madre respeta al padre, y nutre a sus hijos, la familia será un lugar mejor. Si los niños obedecen y respetan a sus padres, serán bendecidos.

Una familia cristiana es una familia modelada según la Sagrada Familia de Nazaret. Es una familia ordenada por Dios. Consiste el padre, la madre y los hijos (cuando agrada a Dios). Es una familia que se queda y reza juntos. Es una familia donde los niños son educados y criados con amor, sinceridad, dignidad y autenticidad.

Es una familia donde cada miembro es valorado y respetado. Es una familia en la que las dificultades se resuelven pacíficamente y con espíritu de oración mediante el diálogo. El modelo de toda buena familia cristiana es la Sagrada Familia de Nazaret. Así que, oremos: “Jesús, María y José, rueguen por nosotros.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s