Miércoles, V Semana de Cuaresma, Año A

Señor, Yo quiero ser libre

Lecturas: 1ra: Dan 3:14-20, 91-92, 95; Sal: Dan 3:52-56; Ev: Jn 8:31-42

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com

El Evangelio de hoy es una continuación de la conversación que Jesús tuvo con los judíos en el evangelio de ayer. Trata el tema de la relación entre Jesús y Abraham. Hoy, Jesús se sitúa dentro de toda la historia del Pueblo de Dios.

Jesús señala a los judíos que, aunque consideren a Abraham como su padre espiritual, no tienen su espíritu. No podían comprender lo que Cristo significa que había sido enviado por el Padre. Por lo tanto, el Evangelio nos ayuda a entender la diferencia que existía entre Jesús y los judíos. Igualmente, destaca el hecho de que todos somos hijos de Abraham.

También, hoy, Cristo nos recuerda que la libertad viene por fidelidad a la palabra de Dios: Si se mantienen fieles a mi palabra, serán verdaderamente discípulos míos, conocerán la verdad y la verdad los hará libres”

Ser un discípulo de Jesús significa abrirse a Dios. Entonces, las palabras de Jesús son palabras de Dios. Comunican la verdad, porque revelan las cosas como están a los ojos de Dios, y no en los ojos de los hombres.

Al llegar hacia el final de este tiempo cuaresmal, y esperamos con ansias la fiesta pascual, Cristo nuestro Salvador quiere conducirnos a la verdad, para que seamos libres. Por lo tanto, si realmente deseamos la libertad, tenemos que estar listos para aceptar la verdad.

Por lo tanto, nuestra oración hoy debe ser: Señor, quiero ser libre. Ayúdame a escuchar tus palabras que tratan de llegar a mi corazón y liberarme. Ayúdame también a escuchar a aquellos que me dicen la verdad sobre mí mismo.

¡La paz sea con ustedes ¡

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s