Miércoles de la Semana Santa, Año A

Amor divino, mantiene a Cristo en su camino

Lecturas: 1ra: Is 50:4-9; Sal: 69; Ev: Mt 26:14-25

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el cuarto día de la Semana Santa. Ayer el Evangelio habló de la traición de Judas y de la negación de Pedro. Hoy habla una vez más de la traición de Judas. En la descripción de la Pasión de Jesús en el Evangelio de Mateo, el fracaso de los discípulos está fuertemente subrayado.

A pesar de haber vivido tres años con Jesús, ninguno de ellos defendió a Jesús. Judas lo traicionó, Pedro lo negó, y los demás huyeron. Mateo narra todo lo que sucedió, no para desalentarnos, sino para demostrar que, el amor de Jesús es más fuerte que la derrota y el fracaso de los discípulos.

Esta forma de describir la actitud de Jesús fue una ayuda para las comunidades en la época de Mateo. Debido a las frecuentes tribulaciones como las que estamos de pasando ahora, muchos fueron desalentados y abandonaron a la comunidad.

Por lo tanto, el evangelio de hoy nos recuerda que, como seres humanos, podemos romper nuestra relación con Cristo, pero Cristo nunca la rompe con nosotros. Su amor es mayor que nuestra infidelidad. Cristo aceptó su destino. Él no toma represalias, no importa cuán vergonzosamente fue tratado. Amor divino, mantiene a Cristo en su camino.

Hoy podemos culpar a Judas que traicionó a Cristo por sólo treinta monedas de plata, o a Pedro que lo negó por el temor de los judíos. Sin embargo, la pregunta es, ¿cuántas veces hemos traicionado a aquel que nos amó tanto? ¿Cuántas veces hemos negado a Cristo a través de nuestras palabras, acciones e incredulidad?

Así que, esta Semana Santa, estamos invitados en nuestra oración en la Pasión, a ver cómo se esconde la divinidad. El Cristo que sufre, es Dios que todavía sufre el dolor, las injusticias, la avaricia y la traición de su nosotros su pueblo hoy.

¡La paz sea con ustedes ¡

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s