Segundo Domingo (La Divina Misericordia de Pascua, Año A – (2)

Su Misericordia Es Eterna, Aleluya, Aleluya

Lectura: 1ra: Hechos 2: 42-47; Ps 117; 2da: 1Pt 1: 3-9; Ev: Jn 20: 19-31

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com. 

Hoy es el segundo domingo de Pascua. También es, Domingo de la Divina Misericordia. En este domingo especial, seguimos regocijándonos por lo que Dios ha hecho por nosotros, por resucitar a Cristo.

Hoy, Pedro nos recuerda que, en su misericordia, Dios nos ha dado un nuevo nacimiento al permitirnos compartir la resurrección de Cristo. Por lo tanto, lo que celebramos esta temporada es la misericordia de Dios sobre la humanidad, a través de su Hijo Jesucristo.

En el evangelio de hoy, Cristo se presentó a sus discípulos. Durante esta visita tan importante, restauró su paz y los encargó como ministros del sacramento de la reconciliación. El sacramento de la reconciliación es el sacramento de la misericordia.

No fue fácil para Tomás creer que Cristo ha resucitado. Así que, al dar testimonio de Cristo resucitado, sin duda nos encontraremos con personas que dudarán de nuestro testimonio. Esto no debe desalentarnos. El Espíritu Santo los convencerá.

Debemos permanecer centrados en nuestra misión. Así que, como verdaderos discípulos de Cristo, sigamos anunciando la buena nueva a todo el mundo de que Jesucristo, nuestro Señor ha resucitado verdaderamente de entre los muertos.

Al celebrar hoy el domingo de misericordia divina, se nos recuerda que Dios extendió su misericordia a nosotros al permitir que su hijo pagara el rescate por nuestros pecados. Cristo lo logró a través de su misterio pascual.

Por último, debemos extender esta misericordia a los demás. Por lo tanto, estamos llamados a ser apóstoles de la misericordia. Así que, al difundir la buena nueva de la resurrección de Cristo, debemos dar gracias a Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo. Porque, su misericordia y generosidad es eterna. Alleluia, Alleluia

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s