Jueves, II Semana de Pascua, Año A

Creer en el Hijo, es tener vida eterna

Lectura: 1ra: Hechos 5: 27-33; Sal 33; Ev John 3:31-36

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com. 

En el Evangelio de según Juan, a menudo hay conflictos entre Jesús y los judíos. Esto se debe a que. Siempre desafían su palabra. Jesús habla de lo que oye del Padre y del Espíritu Santo.

Por lo tanto, Juan a menudo presenta la vida como un conflicto entre las fuerzas del bien y del mal, entre la fe y el pecado, la luz y la oscuridad, la verdad y la mentira. Cristo es transparente y les dice la verdad. Esta verdad es la luz del mundo.

Sin embargo, sus enemigos no son capaces de entender el profundo significado de las cosas que dice y hace. Esto se debe a que, se negaron a abrirse a Dios. Simplemente se aferran a sus propias ideas aquí en la tierra.

Así que, Jesús estaba recordando a los judíos el hecho de que él vino del cielo y que su enseñanza es real, mientras que la suya engaña la gente. También, que el Espíritu de Dios que lo envió dé testimonio de la verdad que él habla, porque tanto el espíritu como él mismo vienen de Dios.

También, Cristo reafirma la relación entre el Padre y él mismo. El Padre ama al Hijo, y pone todas las cosas en su mano. Por eso Pablo dice que “la plenitud de la divinidad habita en Jesucristo” (Col 1:19; 2:9).

Por lo tanto, quien acepta a Cristo, y cree en él, tiene vida eterna. Jesús es la imagen perfecta del Padre, y comparte generosamente con nosotros lo que ha recibido de su Padre.

La vida eterna espera a todos aquellos que creen en el Hijo, que creen en sus palabras y que las aceptan como su forma de vida.

Así que pidamos a Dios que aumente nuestra fe y confianza en su Hijo. También, oremos para que deseemos la vida eterna, una vida que es buena y Santa. Alleluia, Alleluia! 

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s