Miércoles, III Semana de Pascua, Año A

¡Santa Catalina de Siena, ora por nosotros!

Lectura: 1ra: Hechos 8:1-8; Sal: 66; Ev John 6:30-35

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com. 

Hoy, miércoles de la tercera semana de Pascua, la iglesia celebra la memoria obligatoria de una gran santa, Catalina, natural de Siena, Italia. Catalina nació, el 25 de marzo de 1347.

A los quince años, Catalina entró a la tercera orden de Santo Domingo, comenzando una vida rigorosa de penitencia. Esforzarse por asemejarse a Cristo crucificado.  

Trabajando por la unidad de la Iglesia fue su fuerza y motivación durante sus 33 años de vida. Catalina escribió el “Diálogo sobre la Divina Providencia”.

Fue canonizada el 29 de abril de 1461 por el Pío II. En 1939, junto con San Francisco de Asís, Catalina fue declarada patrona de Italia por Pío XII. Pablo VI la proclamó doctora de la Iglesia el 4 de octubre de 1970, y el 1 de octubre de 1999 S.S. Juan Pablo II la declaró patrona de Europa.

En el Evangelio de hoy, Juan continúa el discurso sobre el pan de vida. La gente está entusiasmada con el pan del cielo. Así que, quiere ver y comerlo para vivir para siempre.

Sin embargo, pensaron que era un pan físico. Entonces, Jesús les dijo: “Yo soy el pan de vida. Quien venga a mí nunca tendrá hambre, y quien crea en mí nunca tendrá sed”.

Hoy, Cristo añadió un nuevo, y muy importante artículo a este discurso. Es decir, la Resurrección de los que ven, aceptan y creen en el pan de la vida. Como cristianos, creemos y esperamos en esta Resurrección.

Así que, pidamos a Santa Catalina de Siena, que ahora goza de la plenitud de este pan de la vida, que sigue intercediendo por nosotros, para que, siempre podamos venir a Cristo, el pan de vida con fe y esperanza.

Alleluia, Alleluia! 

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s