Miércoles, X Semana de Tiempo Ordinario, Año A

No he venido a abolir la ley o los profetas

Lecturas: 1ra: 1 Reyes 18:20-39; Sal: 16; Ev: Mt 5:17-19

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Está trabajando con el Grupo Espirítano de Puerto Rico y República Dominicana. Es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es miércoles de la décima semana del tiempo ordinario. El pasaje de hoy continúa el Sermón del Monte. Cristo sorprendió a sus oyentes con la declaración de su visión y misión.

Definió y describió el propósito de su misión, primero, revelando lo que su misión no es. Insistió: ” No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud.”

En efecto, Jesús no ha venido a abolir o terminar la Ley, sino, a llevarla a un nivel más alto. La visión de Jesús nos ayuda a ver la Ley de una manera diferente.

La ley no es mala. Nos ayuda a mantener el orden, tanto en nuestra vida espiritual como física. Sin ella, tendremos mucho caos.

Sin embargo, la Ley no debe ser utilizado para oprimir a los inocentes o a los pobres. Además, lo que importa mucho es el Espíritu de la Ley, y no sólo su letra.

Es decir, tengo que observarla porque estoy convencido de que me ayuda a organizar mi vida y mi sociedad, y no simplemente como una cuestión de cumplir una regla.

Por lo tanto, los mandamientos o la ley se dan para ayudarnos a ser amorosos, respetuosos, justos, misericordiosos y a cuidar de la creación de Dios.

Si las violamos, (especialmente las leyes naturales que sostienen nuestro universo), sin respeto, terminamos interrumpiendo completamente el sistema. Eventualmente, pagaremos o sufriremos las consecuencias de nuestras acciones e insensibilidad.

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s