Jueves, X Semana de Tiempo Ordinario, Año A

¡San Bernabé, ruega por nosotros!

Lecturas: 1ra: Hch 11:21-26; 13:1-3; Sal: 97; Ev: Mt 5:20-26

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Está trabajando con el Grupo Espirítano de Puerto Rico y República Dominicana. Es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Este jueves de la décima semana del tiempo ordinario, la Iglesia honra uno de los grandes pilares de nuestra fe, san Bernabé, Apóstol.

Originalmente y estrictamente hablando, Bernabé no era uno de los doce apóstoles. Sin embargo, ganó este título desde el primer tiempo.

Aunque su primer nombre es José, es conocido popularmente por su apellido, Bernabé, que significa: “El que conforta”. Era un hombre lleno del Espíritu Santo y de la fe. Jugó un papel importante en la extensión del cristianismo fuera del mundo judío.

El Espíritu Santo aprobó específicamente su misión: “Resérvenme a Saulo y a Bernabé para la misión que les tengo destinada.” Durante esta misión, demostró el significado de su nombre: ” El que conforta”.

En el Evangelio de hoy, Cristo establece un estándar más alto para nosotros. Cristo, no satisfecho con el nivel de la espiritualidad y la moralidad de los fariseos y escribas, nos llama a aspirar a un nivel más alto que los suyos.

Por lo tanto, insiste: ” Si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el reino del cielo.” Simplemente, quiere que evitamos un estilo de vida hipócrita.

Más bien, quiere que vivamos una auténtica vida cristiana. Quiere que abracemos la verdadera religión. Es decir, una religión que proviene de una búsqueda sincera de la verdad. Una religión que verdaderamente “teme” a Dios, respeta y cuida a los demás.

El Apóstol que honramos hoy, San Bernabé, era un judío como los fariseos y escribas en todos los aspectos. Pertenecía a la tribu de Leví. Sin embargo, a diferencia de los fariseos y escribas, hay mucho que debemos aprender de Bernabé.

Espiritualmente y moralmente hablando, era un cristiano muy auténtico que vivía lo que creía y predicaba. Después de su conversión, su primera acción auténtica fue, vender su propiedad, y colocar el dinero a los pies de los apóstoles, y dedicó el resto de su vida completamente a Dios. (Hechos 4:37).

Por lo tanto, pidamos a Cristo que nos ayude a vivir un estilo de vida cristiana muy auténtico. Un estilo de vida que nos ganará el reino de Dios.

.

¡San Bernabé, ruega por nosotros!

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s