Miércoles de la XVIII semana del Tiempo Ordinario, Año A

¡Qué grande es tu fe!

 Lecturas: 1ra: Jer 31:1-7; Sal: (Jer 31:10. 11-12 ab. 13); Ev: Mt 15:21-28

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo alcanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com

Hoy, el martes de la decimoctava semana del tiempo ordinario, Mateo presenta un encuentro interesante y emocional, entre Cristo y una mujer cananea.

Primero, el viaje de Cristo al territorio pagano de tiro y Sidón deja mucho que desear. Antes instruyó a sus discípulos: “No vayan a regiones gentiles. Vaya a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mt 10:5-8).

Esto también es colaborado por su respuesta a sus discípulos: “Yo no he sido enviado sino a las ovejas descarriadas de la casa de Israel.” Entonces, ¿por qué estaba allí?

El episodio de hoy ilustra el poder de la fe demostrado a través de la intercesión persistente. Lo más importante, demuestra la universalidad de la misericordia y el amor de Dios por todos los que acudan a él con fe.

Quizás, la vacilación de Cristo en atender a la mujer fue para probar su fe. A veces lo que Dios requiere es: “Una fe tan pequeña como la semilla de mostaza” (Mt 17:20). Esta mujer la manifestó a través de su perseverancia.

Sin embargo, primero tuvo que soportar este nombre despectivo de “la perra cananea”. Pasó la “prueba de ácido”. Así que, en lugar de sentirse ofendida, se persistió en su petición de misericordia en nombre de su hija enferma.

Nunca tomó el insulto personal. Más bien, siguió intercediendo por su hija. Por esto, Cristo elogió su fe: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas.” Por supuesto, recibió su milagro inmediatamente.

El evangelio de hoy tiene muchas lecciones para nosotros. Aunque, Dios puede probarnos de maneras extrañas, él nunca se apartó de su promesa de ayudar a aquellos que creen y confían en él. Nunca ignora la fe verdadera.

Este tipo de fe se demuestra a través de la perseverancia en la oración y la alabanza, y Cristo la vio en esta mujer cananea.

Mis queridos amigos, como esta mujer, de cierta manera, todos necesitamos la misericordia y la ayuda de Dios ahora mismo. Cristo está cerca de nosotros. No debemos dejarlo salir sin ayudarnos. ¡Agarre su manto, arrodíllate y llora ante él, si te gusta!

¿Te sientes humillado por falta de atención? ¡Tal vez, parece que Dios no está respondiendo, o ha rechazado sus oraciones! Recuerda “la perra cananea”. ¡Grite, y cierre los oídos a todos los insultos hasta que te escuche!

Dile ahora: “Nunca te dejaré ir a menos que te bendigas”, y mostrarme tu misericordia (Gen 32:22). Cuando se haya levantado la carga, cante alegremente: “Que todos los pueblos te alaben, Señor; que todos los pueblos te alaben…porque tu fidelidad, amor y misericordia perdura para siempre” (Sal 66:4; 100:5).

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s