XXII Domingo de Tiempo Ordinario, Año A

¡No huyas de esa Cruz!

Lecturas: 1ra: Jer 20:7-9; Sal: 63; 2da: Rom 12:1-2; Ev: Mt 16:21-27

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo alcanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy, el vigésimo segundo domingo del tiempo ordinario, la Iglesia, nos anima a afrontar y superar nuestros obstáculos para ser verdaderamente felices en la vida.

En la primera lectura, Jeremías lamentó: “Señor, me has seducido; usted me ha dominado. Simplemente se quejaba de la dureza de su misión. Sin embargo, Dios insistió en que lo ha elegido incluso del vientre de su madre (Jer 1:4-10).

El sufrimiento de Jeremías nos recuerda que nada puede impedir la misión de Dios, ni siquiera nuestra resistencia. Después de someterse a Dios, eventualmente, el Jeremías que era muy tímido, y no podía hablar, se transformó. A veces, asumimos que nuestra misión debe ser fácil en todo momento. Pero, no es así siempre.

En la segunda lectura, Pablo empleó el lenguaje de la gracia, en lugar del de la ley para implorarnos: “Ofrézcale como sacrificio vivo, santo y aceptable para Dios”. Aquí, Pablo nos llama a someternos completamente a Dios. Esta entrega total es esencial para nuestra felicidad en la vida.

Por supuesto, ofrecerse completamente significa aceptar todo lo que viene con él. Significa, participar en la vida y muerte de Cristo, con los ojos fijos en su gloria. Significa que, ahora, Cristo vive y obra en nosotros por medio del Espíritu Santo (Ga 2:20).

A veces de la vida, algunos de nosotros pensamos que solo aquellos que nos protegen, son los que más nos aman. Mientras que aquellos que nos dicen la verdad sobre la realidad de la vida, y nos instan a enfrentar nuestros problemas con valentía en lugar de negar o evitarlos, nos odian.

El evangelio de hoy enseña lo contrario. En la vida, hay un camino que debemos seguir. Esto es porque, es inevitable para nuestro éxito. Mientras Cristo vio esto claramente en su misión para la salvación de la humanidad, Pedro no lo hizo.

Pedro pensó que le estaba haciendo un gran favor a Cristo, tratando de proteger y decirle lo que él cree que Cristo quiere oír. Sin embargo, se equivocó, porque ese era un camino inevitable para la salvación de la humanidad. Por supuesto, Cristo le reprendió.

Por eso, el intercambio de palabras entre Cristo y Pedro hoy nos recuerda una verdad muy importante, que los momentos difíciles y los obstáculos son inevitables en la vida. Seguramente, nos hacen incómodos, nos molestan, e incluso amenazan nuestra existencia entera.

Sin embargo, son caminos que debemos seguir para ser exitoso. No podemos negar ni evitarlos, porque eso significará permanecer donde estamos, sin progreso. Cada obstáculo que enfrentamos y superamos valientemente nos lleva a un nivel más alto y más feliz en la vida.”

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s