Miércoles, XXVI Semana del Tiempo Ordinario, Año A

San Jerónimo, Ruega por Nosotros

Lecturas: 1ra: Jb 9:1-12:14-16; Sal:88; Ev: Lk 9:57-62

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo al: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy, el miércoles de la vigésima sexta semana del tiempo ordinario, la Iglesia honora san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia.

Jerome nació en 345 en Dalmacia. Fue bautizado en Roma y estudió con los mejores maestros de ciudades extranjeras. Es uno de los más grandes eruditos bíblicos que jamás haya existido. Jerónimo tradujo la Biblia a la versión latina estándar, llamada Vulgata.

Jerome murió pacíficamente en Belén en 420, exhaustos de sus labores académicas y de la vida de penitencia. Fue enterrado en la Basílica de Santa María mayor de Roma.

En el evangelio de hoy Cristo conocía la debilidad de los jóvenes que deseaban seguirlo. Conocía sus luchas, así como sus distracciones. Como algunos de nosotros, tenían “excusas genuinas”.

Querían seguir a Cristo, pero no estaban dispuestos a hacer el sacrificio y el compromiso plenos necesarios. Así que, al ver su situación, Cristo se dirigió a ellos: “Nadie que ponga una mano al arado y mire lo que quedó atrás es apto para el reino de Dios.”

“Mirar hacia atrás” en este contexto tiene graves consecuencias para nuestra vida y viaje cristianos. Representa todas las distracciones innecesarias. No nos permite hacer de la llamada de Dios una experiencia permanente en nuestras vidas.

Uno de los mayores obstáculos que tenemos hoy como cristianos es que nuestras atenciones están tan divididas que nos resulta difícil hacer un compromiso firme con Dios. Algunos de nosotros tenemos miedo de lo que perderemos.

Hoy, la iglesia nos llama a ser totalmente comprometidos a Cristo. Debemos superar todas las fuerzas, obstáculos y vicios como: Egoísmo, materialismo, inmoralidad y viejos malos hábitos. Esto nos hace difícil estar comprometidos con Cristo.

Por lo tanto, pidamos a Cristo que nos ayude a profundizar nuestra comprensión de lo que significa comprometerse permanentemente con él.

San Jerónimo, Ruega por Nosotros

La paz sea con ustedes.

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s