Miércoles, XXXI Semana de Tiempo Ordinario, Año A

San Carlos Borromeo, Ruega por Nosotros

Lecturas: 1ra Flp 2:12-18; Sal: 27; Ev: Lc 14, 15-24

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo alcanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy, el miercoles de la trigésima primera semana de tiempo ordinario, la iglesia honra una gran figura de la fe, San Carlos Borromeo, obispo.

Carlos Borromeo nació en 1538. Era miembro de una familia noble y sobrino del Papa Pío IV. Fue nombrado cardenal a la edad de 23 años y ayudó al Papa en la administración de los asuntos de la Santa Sede.

Carlos combinó el amor de la vida buena con el celo lleno de abnegación que uno esperaría de un cristiano dedicado y bueno. El amor de Carlos para su vecino y su liberalidad hacia los pobres era muy grande.

Durante la hambruna de 1570, trajo comida para alimentar a tres mil personas al día durante tres meses. Cuando la peste era grave en Milán, Carlos vendió los muebles de su casa, incluso su cama, para ayudar a los enfermos y necesitados.

Durante la plaga, caminó descalzo en las calles públicas, llevando una cruz con una cuerda alrededor de su cuello, y ofreciéndose como víctima a Dios por las transgresiones de su pueblo.

Murió en 1584 a la edad de cuarenta y seis años, vestido con manteles y cenizas mientras sostenía una foto de Jesús crucificado en sus manos. Sus últimas palabras fueron: “Ve, Señor, yo vengo. Voy pronto.”

En el Evangelio de hoy, Cristo nos dice: “El que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo.”

Hoy Cristo nos presenta otra dimensión de cómo expresar este amor. Esto es también amar a Dios con todo nuestro corazón y mente por encima de cualquier otra cosa.

Cristo invita a sus seguidores a tomar una decisión radical, y solo aquellos que estén dispuestos a tomar esa decisión pueden ser discípulos fieles.

Esto es lo que hizo San Carlos Borromeo. Amaba a Dios y mostraba este amor a través de su servicio y sacrificio por sus hermanos y hermanas, hasta el punto de ofrecer su propia vida.

Hoy, Cristo nos recuerda el primer mandamiento de amar a Dios antes que a todos. Esto exige fe activa y sacrificio. Así que pidamos a Dios el corazón de un verdadero discípulo de Jesús.

San Carlos Borromeo, Ruega por Nosotros

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s