Homilía del Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario, Año B

Presten atención a Cristo y a sus Auténticos Profetas

Lecturas: 1ra: Dt 18, 15-20; Sal: 94, 1-9; 2da: 1 Co 7, 32-35: Ev: Mc 1, 21-28

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico. Es el Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. El Padre Canice es miembro de la academia de homilética (The Academy of Homiletics). Para más detalles y comentarios se puede contactarlo al canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com

(https://orcid.org/0000-0002-8452-8392)

En este cuarto Domingo del tiempo ordinario, la iglesia continúa animándonos a escuchar atentamente a Cristo. Él es nuestro maestro que habla con autoridad. Además, nos recuerda las consecuencias de hablar falsamente en nombre del Señor.

This image has an empty alt attribute; its file name is HOMILIASESPANOL_LIBRO_1024x1024@2x.jpg

Pueden encontrar y comprarlo (impresión y eBook) en:
https://ppeditoresebooks.myshopify.com/products/palabra-de-dios-desde-mi-corazon?_pos=3&_sid=d383aebfb&_ss=r

Nuestra primera lectura de Deuteronomio es uno de esos pasajes en la biblia referidos como las profecías mesiánicas. A través de esta profecía de Moisés, Dios nos prometió al Mesías. Esta promesa se cumplió en Cristo. Por su parte, Cristo llamó a los ministros auténticos a ser sus profetas. Así que, debemos prestar atención a estos profetas auténticos. Porque: “Aquellos que no escuchen las palabras del Profeta, serán responsables ante mí por ello.”

Lamentablemente, hoy hay muchos que dicen que son profetas de Dios. Dios sabía esto de antemano que tales falsos profetas se levantarán. Por lo tanto, se habló claro sobre esto: “Aquellos que presumen de decir en mi nombre lo que no les he mandado a decir, morirán.”

La pregunta es, ¿cómo sabemos y distinguimos a los falsos profetas? Mateo nos da una pista: “Cuidado con los falsos profetas. Los conocerán por sus frutos” (7:15-20). Así que, esto requiere vigilancia, discernimiento y prestar atención a la iglesia.

This image has an empty alt attribute; its file name is HOMILIASPORTADAEBOOK_1024x1024@2x.jpg
https://ppeditoresebooks.myshopify.com/products/palabra-de-dios-desde-mi-corazon-1?_pos=3&_sid=13cc542e8&_ss=r

La segunda lectura de hoy es muy importante en este sentido. Pablo dio un consejo maravilloso sobre el celibato y el matrimonio. Sin embargo, al comienzo de este consejo, Pablo fue sabio al añadir: Respecto a los solteros, no tengo mandato alguno del Señor…” (1 Co 7:25). Después de esto, procedió a dar su opinión sabia.

Aunque Pablo era un profeta, él sabía la consecuencia de decir “así dice el Señor”, cuando el Señor no le ordenó que hablar. Él simplemente dio su opinión que era algo sabio que hacer. Él no tenía que ser falso, por decir que Dios le mandó hablar. Tampoco, tenía que engañar a nadie para hacer su punto. Sin embargo, sus puntos eran claros.

This image has an empty alt attribute; its file name is HOMILIESCOVER_1024x1024@2x.jpg

You may find and purchase it (print and eBook) at:
https://ppeditoresebooks.myshopify.com/products/god-s-word-from-my-heart-to-my-lips?

En el Evangelio de hoy, Jesús fue apasionado por su pueblo. Nunca los engañó ni hizo falsas afirmaciones. Más bien, en contraste con los escribas y los fariseos, enseñó con autoridad. Esto no se basó en las credenciales mundanas, ni en su capacidad para citar precedentes. Su única credencial era que él es el hijo de Dios. Su autoridad procedía de su padre. Así que, un verdadero profeta debe depender principalmente de Dios.

Por lo tanto, es importante que discernimos cada profecía y las evaluamos basándonos en la palabra de Dios en las escrituras. Lo que sea contra el sentido pleno de la escritura, o cualquier profecía que promueva un mal estilo de vida y espiritualidad superficial, obviamente no puede ser de Dios.

This image has an empty alt attribute; its file name is HOMILIESCOVEREBOOK_1024x1024@2x.jpg
https://ppeditoresebooks.myshopify.com/products/god-s-word-from-my-heart-to-my-lips-ebook?_pos=1&_sid=13cc542e8&_ss=r

Por desgracia, aun un profeta auténtico también puede errar. Seguramente, él puede, cuando uno pierde el foco, y se vuelve muy orgulloso. Cuando deja de escucharle a Cristo, se comienza a escucharse a sí mismo. Entonces, para llenar su vacío, se da su propia palabra en nombre de Dios.

Continuemos escuchando a Jesús y prestemos atención sólo a sus auténticos profetas que hablan por Dios. “O que hoy escuchen su voz, no endurezcan sus corazones.”

¡La paz sea con ustedes!

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s