Homilía del Domingo de Sagrada Familia, Año C

Emulando la Sagrada Familia de Nazaret

Lecturas: 1ra: Sir 3: 2-6. 12-14; Sal: 127; 2ra: Col 3: 12-21; Ev: Lc 2: 42-52

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico. Es el Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Fue el Canciller de la Diócesis de Fajardo Humacao, Puerto Rico. El Padre Canice es miembro de la academia de homilética (The Academy of Homiletics). Para más detalles y comentarios se puede contactarlo al:canice_c_njoku@yahoo.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

(https://orcid.org/0000-0002-8452-8392)

Hoy, en el primer domingo de la Navidad, la iglesia celebra a la Sagrada Familia de Nazaret: Jesús, María y José. Vivimos en un tiempo cuando la institución de la familia está bajo una grave amenaza. La familia como una institución que es el núcleo de cada sociedad humana ha sufrido enormemente en nuestro tiempo. Por consiguiente, la sociedad en libertad sufre también. Por tanto, la iglesia nos presenta el modelo ideal de cómo una familia debería ser.

https://ppeditoresebooks.com/collections/venta-en-papel/products/homilias-c-palabra-de-dios

Todas las lecturas de este domingo son instrucciones seleccionadas con mucho cuidado sobre una familia ideal, y los deberes de cada miembro para mantener la santidad de la familia. La primera lectura de Siracides 3: 2-6. 12-14, habla de la necesidad de que los niños sean responsables y obedientes a su padre: De ahí: “… que honrar a su madre parece a alguien que acumula una fortuna. Quienquiera que respete a su padre estará contento con sus propios hijos”. En otras palabras, en una familia ideal, es el papel de los hijos hacer su padre feliz. Cuando lo hacen, definitivamente una bendición les sigue como San Pablo dijo en Efesios 6, 1-2.

En la segunda lectura, Pablo enumeró las cualidades y las virtudes de una familia cristiana ideal: “… “Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo.” En una familia cristiana, cada miembro sabe su responsabilidad. Si cada uno realiza su deber bien, la unidad y amor de la familia florece. Si el padre ama a su esposa e hijos preocupándose y asegurándolos, gana su favor y admiración. Si la madre respeta su esposo y crea a sus hijos bien, las cosas irán bien. Finalmente, si los hijos son obedientes a sus padres, la familia prosperará.

https://ppeditoresebooks.com/products/homilias-c-palabra-de-dios-ebook?_pos=8&_sid=de180b38d&_ss=r

En el evangelio de hoy, Lucas nos informa de cómo los padres de Jesús desempeñaron su papel en su educación. Siguieron acompañándole con amor hasta que fuera bastante maduro para cuidarse. Aseguraron sus necesidades y se aseguraron de que le criaron en la fe. Hicieron esto presentándole a Dios en el momento oportuno. Cuando creían que fue perdido, le buscaron. En efecto, desempeñaron su papel bien como padres. El evangelio de hoy también nos recuerda que los problemas y los obstáculos son inevitables en la familia. Sin embargo, si los miembros permanecen unidos y valerosos vencerán.

José, jugó su papel muy bien. Por tanto, él es un modelo a imitar para todos los padres. Protegió y cuidó tanto a la madre como al niño. María también desempeñó su papel muy bien proporcionando mucho amor maternal que su hijo necesitó cuando creció. En su parte, Jesús no era desobediente o problemático. ¡Entendió las dificultades de las cuales su familia afrontó! Los padres deben cumplir con la expectativa; deben escuchar a Dios y deben aprender a obedecer instrucciones divinas de Dios para el bien de su familia.

Por lo tanto, una familia cristiana es una familia modelada según la Sagrada Familia de Nazaret. Una familia cristiana ordenada por Dios está compuesta del padre, la madre y los niños (esto complace al Señor). Es una familia que permanece y reza junta. Es una familia que trabaja y anda junta en la armonía. Es una familia donde el respeto y la dignidad son concedidos a cada miembro.

Por favor, mis queridos amigos, en el espíritu de esta temporada navideña apoyen el pago para la suscripción de este blog. Su donación generosa será muy apreciada y ayudará mucho para sostener este blog.

One-Time
Monthly
Yearly

Make a one-time donation

Make a monthly donation

Make a yearly donation

Choose an amount

$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00

Or enter a custom amount

$

Your contribution is appreciated.

Your contribution is appreciated.

Your contribution is appreciated.

DonateDonate monthlyDonate yearly

Una familia ideal debe tener el amor, la paz y la unidad como su objetivo. En una familia ideal, todos los miembros son felices. Entienden, aman y se ayudan uno al otro. Es una familia donde las dificultades y las responsabilidades son compartidas razonablemente. Es una familia equilibrada. Esto es el modelo de la familia que la iglesia presenta a nosotros y el mundo entero hoy. Imploremos a la familia Santa ayudarnos vivir como ellos: “Jesús, María y José, rueguen por nosotros.”

¡La Paz esté con ustedes!

¡Maranatha

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s