Lunes de VII Semana de Pascua, Año A

Ahora creemos que has venido de Dios

Lecturas: 1ra: Hch 19:1-8; Sal: 67; Ev: John 16:29-33

Esta breve reflexión fue escrita por el Reverendo Padre Njoku Canice Chukwuemeka, C.S.Sp. Él es un sacerdote católico y un miembro de la Congregación de los Padres y Hermanos del Espíritu Santo (Espirítanos). Él está trabajando con el Grupo Internacional Espirítano De Puerto Rico y República Dominicana. Él es el administrador de la Parroquia La Resurrección del Señor, Canóvanas y el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo encanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es lunes de la séptima semana de Pascua. En el Evangelio de hoy, las palabras y el consejo de Cristo parecen más claros a sus discípulos.

Ahora, parecen entender lo que ha sido tratando de comunicarles a través de parábolas e historias.

Así que, después de escucharlo, le dijeron: ” Ahora sí nos estás hablando claro y no en parábolas. Ahora sí estamos convencidos de que lo sabes todo. Por eso, creemos que has venido de Dios.”

Ahora, se han convencido de quién es Cristo, y de la veracidad de su palabra y misión. Este largo discurso finalmente ha hecho una gran diferencia en su vida.

Este es el poder del diálogo. Este es el poder de permitir que Cristo nos habla. Este es el poder de sentarse y escuchar atentamente a Cristo.

Sin embargo, los discípulos pensaron que lo han entendido todo. Sí, han recibido una verdadera luz para aclarar sus problemas, pero todavía, era una luz muy tenue. Necesitan más claridad.

Aunque tenues, esta luz es la intuición fundamental de la fe según la cual Jesús es para nosotros la revelación del Dios Padre.

Así que, a pesar de su tenue, al menos, esta luz provocó una tremenda profesión de fe de los discípulos de Cristo: ” Ahora creemos que has venido de Dios.” Algo nuevo a pasado en su vida.

La sabiduría ha brillado su luz sobre ellos. Esta luz iluminó su corazón y su mente, que ha estado oscurecido durante mucho tiempo por la incredulidad. Esto fue solo el principio. El Espíritu Santo nos revelará más cosas acerca Cristo cuando llegue.

Así que, oremos para que el día de pentecostés recibamos el Espíritu Santo y sus dones, para que su venida nos ayude a madurar en nuestra fe en Cristo. Alleluia, Alleluia! 

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s