Miércoles, XIV Semana de Tiempo Ordinario, Año A

¡El reino del cielo está cerca!

Lecturas: 1ra: Os 10, 1-3. 7-8. 12; Sal: 104; Ev: Mt 10:1-7

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo alcanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el miércoles de la decimocuarta semana del tiempo ordinario. Mathew abre una nueva narrativa en la misión de Cristo.

Ayer, el Evangelio terminó con las siguientes palabras de Cristo: “La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Por lo tanto, pídele al maestro de la cosecha que envíe obreros para su cosecha”.

Así que, no una sorpresa que Cristo decidiera poner sus palabras en acción enviando a sus discípulos como misioneros a diferentes regiones de Israel.

A través de esto, Cristo demostró que es un verdadero pastor que cuidó de su rebaño. Esto es especialmente, las ovejas perdidas y heridas de Israel.

Cristo reconoció que había aquellos cuyo bienestar espiritual y físico fueron seriamente amenazados por fuerzas diferentes del mal.

En el Evangelio de hoy, Mateo nos dijo que Cristo dio a sus apóstoles autoridad para expulsar demonios, y para curar todas las enfermedades”. Sí, esto era parte de la gran comisión. Sin embargo, el propósito principal de enviarlos era predicar las buenas noticias. Por lo tanto, Cristo les encomendó: “A medida que vayan, hagan esta proclamación: ‘El reino de los cielos está cerca'”.

Por otro lado, el propósito secundario era liberar a la gente de todas las fuerzas, incluyendo los espíritus malignos, que hacían su vida difícil, y obstaculizaban el progreso espiritual y físico de los hijos de Dios.

Se han hecho preguntas importantes sobre, por qué Cristo les dijo que “no vayan a la ciudad pagana o samaritana”. Primero, fue en cumplimiento de las diversas profecías que, el Mesías vendrá a salvar la casa de Israel.

En segundo lugar, era parte de la estrategia misionera de Cristo. Fue como decir por ahora, empecemos desde lo conocido hasta lo desconocido.

Por supuesto, en el momento apropiado, Cristo llevó la buena noticia a los gentiles a través de su discurso con la mujer samaritana (Jn 4, 4-26).

También, más tarde escogió e instruyó a Pablo por sí mismo, y lo dedicó especialmente para la misión a los gentiles (Romanos 11:13–14).

Así que, hoy pidamos a Dios que continúe enviando obreros fieles a su misión, que continuarán proclamando la buena nueva de la salvación.

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s