Jueves de la XIX Semana del Tiempo Ordinario, Año A

¡Persona Setenta y Siete Veces!

Lecturas: 1ra: Ez 12:1-12; Sal: 77; Ev: Mt 18:21–19:1

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo alcanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el jueves de la decimonovena semana de tiempo ordinario. El evangelio de hoy es una continuación de la instrucción de ayer de Cristo a sus discípulos acerca de la reconciliación y resolución de conflictos.

Probablemente, movido por la instrucción de Cristo, y sus propias luchas internas con el problema del perdón como la mayoría de nosotros hoy, Pedro le hizo una pregunta muy intrigante: “Señor, si mi hermano peca contra mí, ¿con qué frecuencia debo perdonarlo? ¿Hasta siete veces?”

Obviamente, no es fácil perdonar. Esto se debe a que ciertos dolores siguen ardiendo y lastimando como ácido en el corazón. Sin embargo, la verdad es que, cuanto más uno se retrasa en perdonar, más se lastima a sí mismo.

La pregunta de Pedro a Cristo dice mucho de lo que muchos de nosotros pensamos sobre el perdón. ¿Cómo puedo seguir perdonando a alguien que me sigue lastimando todo el tiempo? Alguien que no muestra ningún remordimiento por lo que me está haciendo.

Algunas personas dicen: “¡perdono, pero no lo olvido!” De hecho, no es fácil olvidar, a menos que uno pierda la memoria. Sin embargo, el rencor, las tensiones, la agitación, la malicia, las ofensas, el odio hacen que el perdón y la reconciliación sean más difíciles.

Jesús respondió a Pedro: “¡No siete, te lo digo, ¡pero setenta y siete veces!” El número siete indica perfección. En este caso, es sinónimo con “siempre”. Así que, la respuesta de Cristo podría ser interpretada como, setenta veces siempre.

Por lo tanto, a través de esto, Cristo elimina cualquier posible limitación al perdón. Esto significa que no hay proporción entre el perdón que recibimos de Dios, y el perdón que debemos ofrecer a otros.

Cristo ilustró esto a través de su historia sobre el rey y sus siervos. En pocas palabras, como Dios nos perdona todo el tiempo, tenemos que perdonar a los demás todo el tiempo. Obviamente, esto es difícil para todos nosotros, pero como Cristo dijo a Pablo, así nos dice: “Mi gracia basta para usted” (2 Co 12:9).

Así que, sigamos pidiendo a Cristo su gracia, para poder perdonar a los demás. Esto nos ayudará a sanar rápidamente de las heridas y dolores que sufrimos diariamente.

Con humildad acerquémonos a Cristo con todas las cargas que guardamos en nuestros corazones contra otros, y le pedimos que nos sane de todas nuestras heridas, decepciones y dolores.

La paz sea con ustedes

¡Maranatha!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s