Martes de la XX Semana del Tiempo Ordinario, Año A

Para Dios, todo es posible  

Lecturas: 1ra: Ez 24:15-24; Sal: Deu 32:18-19.20. 21; Ev: Mt 19:16-22

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo alcanice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el martes de la vigésima semana del tiempo ordinario. El Evangelio de hoy es una continuación del encuentro de Cristo con el hombre rico.

El hombre vino a buscar consejo y aprobación de Cristo. Por desgracia, se fue decepcionado y triste. Por lo tanto, en el evangelio de hoy Cristo hizo a una conclusión basada en la reacción del joven rico.

“Yo les aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los cielos… es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los cielos”.

Por supuesto, esto provocó cierta ansiedad entre sus apóstoles que expresaron miedo y duda sobre su propia salvación y recompensa. Esto fue a la luz del sacrificio que ya han hecho para seguir a Cristo.

Esto es porque, la analogía de Cristo de Carmelo y el ojo de la aguja pintó y presentó una imagen bien imposible para la entrada al Reino de Dios.

De hecho, siendo humanos, tenían razón de tener miedo después de escuchar tales comentarios. Hicieron exactamente lo que Cristo le pidió al joven que hiciera. Habían dejado todo y lo siguieron (Mt 4:20.22).

Hoy, tenemos una buena lección. Como los discípulos de Cristo, a veces en nuestro camino de fe expresamos miedos y dudas similares.

Hacemos preguntas como; ¿Espero que no estoy perdiendo mi tiempo? ¿Qué ganaré siguiendo a Cristo? ¿Es el seguir a Cristo digno de mis sacrificios? Sí, como seres humanos, tenemos buenas razones de expresar estos miedos.

Sin embargo, hoy Cristo responde y aclara nuestras dudas. Nuestros sacrificios no serán en vano. Todo lo que tenemos que hacer es seguirlo sin perder la fe.

Aunque el proverbio del Carmelo y el ojo de la aguja, presenta una imagen de imposibilidad, sin embargo, saber que ” Para Dios, todo es posible ” es el precio de consolación que siempre debemos apreciar.

El que nos llamó, y a quien hemos obedecido por medio de nuestro sacrificio, no nos abandonará si permanecemos fieles a él. Si hemos dejado sinceramente las “riquezas” de este mundo, no hay nada que temer.

Nuestro Dios es fiel. Por lo tanto, “mantengamos firmes, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. (Heb 10:23).

La paz sea con ustedes.

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s