Miércoles de la XX Semana del Tiempo Ordinario, Año A

Los Últimos serán los Primeros, y los Primeros, los Últimos’

Lecturas: 1ra: Ez 34:1-11; Sal: 22; Ev: Mt 20:1-16

Esta breve reflexión fue escrita por el Padre Canice Chukwuemeka Njoku, C.S.Sp. Es un sacerdote católico y  miembro de la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos). Es un misionero en Puerto Rico, la isla del encanto. Es el Canciller de la Diócesis de Fajardo-Humacao, Puerto Rico; Párroco de la Parroquia la Resurrección del Señor, Canóvanas, y el Superior Mayor la Congregación del Espíritu Santo (Espirítanos), Circunscripción de Puerto Rico y Republica Dominicana. Para más detalles y comentarios se puede contactarlo al: canice_c_njoku@yahoo.com, cancilleriadfh@gmail.com, canicechukwuemeka@gmail.com.

Hoy es el miércoles de la vigésima semana de tiempo ordinario. En el evangelio de hoy, Cristo presenta un dilema a través de una de sus parábolas sobre el reino de Dios. Basta notar que esta parábola se encuentra solo en el evangelio según San Mateo.

¿Cómo podría el empleador pagar a todo, la misma cantidad? Fue difícil para el anterior (o primero) grupo de trabajadores entender tal como sería para la mayoría de nosotros hoy en día.

La clave para entender la acción del dueño de la viña en esta parábola, está en lo que Dios habló a través del profeta Isaías: “Mis pensamientos no son tu pensamiento, y mis caminos no son tus caminos” (Is 55:8-9).

Lo que vemos en la acción en el Evangelio de hoy, es simplemente la justicia de Dios. Su justicia se rige por su generosidad y amor incondicional para todos.

Su acción hacia el último grupo de trabajadores demuestra que no está actuando de acuerdo con la justicia estricta de la economía.

Más bien, está motivado por el amor y la generosidad hacia todo lo que responde a su invitación.

Para todos nosotros, él ha ampliado la misma invitación inmerecida. A todos, él pagará el mismo salario o recompensa porque su amor es incondicional. Su recompensa no depende de cuándo llamó a uno, sino de su amor generoso e inimaginable para todos.

Lo que cuenta en el reino de Dios no es años de servicio, sino diligencia de corazón como elegido. Todos los hombres, no importa cuando llegan, son igualmente preciosos para Dios.

Por lo tanto, la recompensa de Dios para todos en su reino, es simplemente su gracia que se extiende a todos aquellos que respondieron fielmente a su invitación divina.

Finalmente, lo que importa es que el Señor está cerca de todos los que responden a su invitación. No importa cómo y cuándo. Su amor es para todos.

La paz sea con ustedes.

¡Maranatha!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s